De donde no se vuelve

García-Alix nos conduce a un viaje entre el presente y el pasado de su obra y por tanto de su propia biografía. Un viaje a la memoria, un “monólogo infinito” mediante el cual nos acerca su lado más íntimo y poético. El eje del proyecto se fundamenta en la obra audiovisual del mismo nombre. El autor, a través de su propia voz, reflexiona desde un presente subjetivo sobre su pasado y el de la fotografía.

 (…)

La fotografía encadena mi memoria. No solo la constriñe a lo visto.

La melancólica emoción de lo irrecusable se hace visible.

El alma de la fotografía es el encuentro.

Si ayer fotografiaba silencios hoy fotografío mi propia voz.

Este viaje tejido sobre una memoria de luces, destellos,  ilusiones ópticas,

persigue una revelación.

Un puente.

Un puente sobre el abismo.

La escenografía visible de un sentimiento al compás de mis emociones.

Hoy tengo la conciencia de que una forma de ver es una forma de ser.

La fotografía es un poderoso médium.

Nos lleva al otro lado de la vida.

Y allí, atrapados en su mundo de luces y sombras,

siendo solo presencia, también vivimos.

Inmutables. Sin penas. Redimidos nuestros pecados.

Por fin domesticados… Congelados.

Al otro lado de la vida, de donde no se vuelve.