Tres Videos Tristes

La trilogía consta de tres piezas en vídeo realizadas por el artista aunando su fotografía y fragmentos en vídeo con textos profundos y poéticos narrados por él mismo en voz en off. Son piezas autobiográficas, realizadas durante su estancia en París, que nos hablan de la vida del autor y de su fotografía, íntimamente ligados.

La trilogía comienza con Mi alma de cazador en juego. Coincide con su llegada a París, a donde acude para curarse de una enfermedad. Las calles de París, sus gentes y un sentimiento de extrañamiento envuelven al artista, que comparte con el espectador su lucha personal y fotográfica, todo ello acompañado por una banda sonora original abstracta y cortes de vídeo trepidantes.

Extranjero de mí mismo es la segunda entrega de la trilogía, también realizada en París. Una segunda etapa donde el artista nos conmueve con una narración lírica y fotografías de composición perfecta.

El amor, el dolor… El artista comparte sus emociones a través de sus imágenes y su voz.

Tres moscas negras es un autorretrato en vídeo. Un intenso monólogo en el que el artista se enfrenta a sí mismo y a su imagen a través de un juego digital oscuro e intenso, acompañado de su voz quebrada y de la música de Daniel Melingo.

 

MI ALMA DE CAZADOR EN JUEGO, 2003

Mi alma de cazador en juego.
Los transeúntes pasan y se van.
Nada que nos una y un sonido que ellos no perciben
por un momento nos ata.

(…)

Estas calles por las que me muevo,
sin una esperanza que me detenga, se unen a mí.
Ya son mías.
Y tarde o temprano me devolverán mi eco.
Retornará su eco. Y el alma de estas calles,
de nuevo a la vida, saldrá de mi olvido.

 

EXTRANJERO DE MI MISMO, 2004

(…)

Siempre el mismo cielo, el mismo asfalto.
Desesperación.
Los intestinos que sangran mientras me como los dientes.
Quisiera abandonarme al silencio.
Escapar del rumor constante que deja el recuerdo.
El ruido nunca deja de sonar.
Lo llevo dentro.
Mi cabeza. Mil esquinas.
Nací desorientado. Para que negarlo.
Extranjero de mi mismo.

 

TRES MOSCAS NEGRAS 2006

Escucha lo que mis ojos no pueden decirte.
Tres moscas negras llevo en los labios
Escucha su zumbar de plomo.
Hoy y ayer , son el latido de mil noches juntos.

(…)

Ayúdame a cavar este amanecer una fosa.
Cava bien hondo,
vamos a enterrar tres moscas negras.
Juntos pondremos la cruz.
El silencio será su epitafio.